EL BOSQUE ANIMADO


Manuel Montesinos Moreno

Habían brotado, en medio del bosque, numerosos instrumentos de viento, cuerda y percusión. Un hurón albino vestido de frac dirigía los movimientos de una orquesta nunca vista. Cientos de ranas arbóreas tatuadas, hacían piruetas sobre botones de madera gigantes que emergieron del lago durante la noche. En las copas de los abetos más altos, arracimados,  pequeños mamíferos terrestres, de toda clase y condición, peleaban con histéricos pájaros venidos de las montañas por ocupar el mejor palco.
Al lado del porche, junto al macetero, orugas velludas hacían el pino sobre plantas carnívoras a dieta. Cuando terminó el concierto, no aplaudí. Tendría que esperar la llegada de la primavera para desenterrar mis brazos de la tierra cultivada.

1 comentario: